Make your own free website on Tripod.com

Discurso del Papa Juan Pablo II a catequistas y presbiteros del Camino Neoctecumenal


Sábado 21 de septiembre de 2002

1. Con gran gozo os recibo, queridos Catequistas y Presbíteros del Camino Neocatecumenal, reunidos hoy aquí para encontraros con el Papa. Saludo y acojo a cada uno de vosotros con afecto y en vuestras personas, saludo a todo el Camino Neocatecumenal, una realidad eclesial difundida hoy en muchos países, apreciado de parte de no pocos pastores. Agradezco el caluroso recibimiento que me ha dirigido el Sr. Kiko Argüello, iniciador del Camino junto con la Srta. Carmen Hernández. Con sus palabras, él además de exponer vuestro fiel acatamiento a la Sede de Pedro, ha testimoniado vuestro acorde amor por la Iglesia.
2. ¿Cómo no agradecer al Señor por los frutos que ha dado el Camino, en sus más de 30 años de existencia? En una sociedad secularizada como la nuestra, donde abunda la indiferencia religiosa, y muchas personas viven como si Dios no existiese, hay muchos que tienen necesidad de un nuevo descubrimiento de los sacramentos de la iniciación cristiana, especialmente del sacramento del Bautismo. El Camino es sin más, una de las respuestas providenciales a esta urgente necesidad. Observamos vuestras comunidades: ¡cuánta recuperación de la belleza y grandeza de la vocación bautismal recibida!, ¡cuánta generosidad y celo en el anuncio del Evangelio de Jesucristo, en particular a los más lejanos!, ¡cuánta vocación al sacerdocio y a la vida religiosa nacidas gracias a este itinerario de formación cristiana!.
3. Tengo vivo en la memoria nuestro último encuentro desarrollado en el mes de enero de 1.997, justo después de vuestro encuentro en las cercanías del Monte Sinaí para conmemorar los 30 años de vida del Camino Neocatecumenal. En aquel momento os dije que la redacción de los Estatutos del Camino “es un paso muy importante, que abre la vía hacia su formal reconocimiento jurídico de parte de la Iglesia, dándoos una ulterior garantía de la autenticidad de vuestro carisma” (Enseñanzas, Vol. XX/1, p. 143).
Vuestro amistoso encuentro, expone la felicidad por la reciente aprobación de los Estatutos del Camino Neocatecumenal de parte de la Santa Sede. Estoy encantado que este itinerario, iniciado hace más de 5 años, se haya cumplido mediante un intenso trabajo de consulta, reflexión y diálogo. Mi pensamiento va dirigido ahora a la persona del Cardenal James Francis Stafford, al cual deseo manifestar mi agradecimiento por el empeño y la solicitud con la cuál el Consejo Pontificio para los laicos, ha acompañado al equipo responsable internacional del Camino en este proceso.
4. Deseo subrayar la importancia de los Estatutos apenas aprobados, para la vida presente y futura del Camino Neocatecumenal. De hecho, esta norma, primero de todo, confirma todavía una vez más, la naturaleza eclesial del Camino Neocatecumenal que, como ya dije hace algunos años, constituye “un itinerario de formación católica, válido para la sociedad, para los tiempos modernos” (AAS 82 [1.990] 1515).
Los Estatutos del Camino Neocatecumenal, además, describen los aspectos esenciales de este itinerario dirigidos a los fieles que en sus comunidades parroquiales desean reavivar su fe, como a aquellas personas ya adultas, que se preparan para recibir el sacramento del bautismo. Pero sobre todo, los Estatutos establecen los encargos fundamentales de las diversas personas, que tienen una responsabilidad específica en llevar adelante este itinerario formativo dentro de las Comunidades Neocatecumenales, esto es: los presbíteros, los catequistas, las familias en misión y los equipos responsables de cada nivel. De esta forma, los Estatutos deben constituir para el Camino Neocatecumenal una “clara y segura regla de vida” (carta a S. Em. El Cardenal James F. Stafford de 5 de Abril de 2001), un punto de referencia fundamental para que este proceso de formación, que tiene como objetivo el conducir a los fieles a una fe madura, pueda ser realizado de un modo apropiado a la doctrina y a la disciplina de la Iglesia.
5. La aprobación de los Estatutos abre una nueva etapa en la vida del Camino. La Iglesia espera ahora de vosotros , un empeño aún más fuerte y generoso en la nueva evangelización, y al servicio de la Iglesia local y de las parroquias. Por tanto vosotros, Presbíteros y Catequistas del Camino tenéis la responsabilidad de que los Estatutos sean puestos en práctica fielmente en todos sus aspectos, así para llegar a ser un verdadero fermento para un nuevo lanzamiento misionero.
Los Estatutos constituyen, además, una importante ayuda para todos los Pastores de la Iglesia, particularmente para los Obispos diocesanos, a los cuales es confiado de parte del Señor el trabajo pastoral y en particular, la iniciación cristiana de las personas en la diócesis. “En su paterno y atento acompañamiento de la comunidad neocatecumenal” (Decreto del Consejo Pontificio para los laicos, 29 Junio 2002) , los diocesanos ordinarios podrán encontrar en los Estatutos los principios-base de actuación del Camino Neocatecumenal en fidelidad a su proyecto originario.
Deseo especialmente dirigir una palabra para vosotros sacerdotes, que estáis inmersos en el servicio a las comunidades neocatecumenales. No olvidad jamás que, como Ministros de Cristo, tenéis un papel insustituible de santificación, de enseñanza y guía pastoral en los enfrentamientos de aquellos que recurren al itinerario del Camino. Servid con amor y generosidad a las comunidades a vosotros confiadas!
6. Queridos hermanos y hermanas, con la aprobación de los Estatutos del Camino Neocatecumenal se ha alcanzado felizmente a definir la esencial configuración eclesial. Lo agradecemos junto con el Señor.
Espera ahora a los Ministerios competentes de la Santa Sede examinar el directorio catequético y toda la praxis catequética y litúrgica del mismo camino. Estoy seguro que sus miembros no dejarán de secundar con generosa disponibilidad las indicaciones que vendrán de tan autorizadas fuentes.
Sigo con viva atención vuestra obra en la Iglesia y en mis oraciones os encomiendo a todos a la Santísima Virgen María, estrella de la Nueva Evangelización, y os imparto de corazón la Bendición Apostólica.

volver


Pagina Principal - Mapa del Sitio - Firmar libro de visitas - E-mail

Camino Neocatecumenal en Puerto Madryn - Chubut - Argentina, Parroquia: Cristo Resucitado
Pagina on-line desde el 01/03/2003 - Ultima actualizacion 24/02/2004