Make your own free website on Tripod.com

Puesta de la primera piedra del seminario internacional, "Redintoris Mater"

Macerata 1997


Kiko Arguello:

Entonces, jóvenes, ¡Ánimo!, ¿ breve no? , dice San Pablo que nosotros hemos sido creados por Dios en Cristo por aquellas buenas obras que Dios había predestinado que hiciésemos; aquello por lo cual todo hombre ha sido creado por Dios en Cristo, ha sido para realizar obras justas que Dios, desde el principio, había pensado que nosotros hiciésemos. Esta es la Palabra de Dios, que está en la Escritura. Este es un diseño divino escrito en el cielo para cada uno de nosotros, y es maravilloso descubrirlo.

Mucha gente no lo puede tener porque no hace la voluntad de Dios, sino que hace su propia voluntad, por lo que no lo podrán descubrir jamás. Pienso que lo que está sucediendo aquí (esta celebración n.d.r) forma parte de este diseño, de esta buena obra que es la EVANGELIZACIÓN; Id por todo el mundo y evangelizar a todas las criaturas. Aquellos que crean, se conviertan, y se dejen bautizar, recibirán el Espíritu Santo. Nosotros hemos recibido un mandamiento a raíz de nuestro Bautismo, que fuésemos por todo el mundo para llevar la Buena Noticia, la Gran Noticia. La Noticia que todos esperaban: ¡que nosotros no nos morimos! Cristo ha vencido la muerte por nosotros. Solamente una cosa le quita la gloria a Dios: las enfermedades, los sufrimientos, el SIDA, la muerte. Es triste amar a una persona y que esté muerta; dice la Escritura que Dios no ha creado la muerte. No existe un principio de muerte en ninguna de las criaturas hechas por Dios en la naturaleza. Dice el libro de la Sabiduría que la muerte ha entrado en el mundo por la envidia del Demonio.

Y dice la epístola a los Hebreos que, así como los hombres participan de la carne y de la sangre, así Cristo ha querido participar de las mismas, adquiriendo esta carne y esta sangre . El logos divino, la Sabiduría divina, el Hijo eterno del Padre se ha hecho hombre, ha cogido carne y sangre. Dice la Epístola a los Hebreos esta misma cosa... para aniquilar al demonio...leed la lectura exactamente: epístola a los hebreos, capítulo 2, v.14; Lo dice San Pablo, es una Palabra que la Iglesia proclama, es una palabra inspirada, es Palabra de Dios: "Así como los hijos participan de la carne y de la sangre, así también participó él de las mismas- Cristo- para aniquilar mediante la muerte al Señor de la muerte, es decir el diablo, y liberar así a aquellos que por temor a la muerte, estaban sometidos de por vida a la esclavitud". Esto significa lo siguiente: Según la antropología de San Pablo, todos los hombres del mundo tienen miedo de la muerte, y por este miedo a la muerte son esclavos del mal, son egoístas, se refugian en el dinero, en el sexo, tienen un amante. No pueden obedecer a Dios porque tienen miedo de la muerte. De igual modo dice que el Diablo -lo llama el Señor de la muerte- reina sobre todos los cementerios, suya es la muerte; Por esto la Iglesia anuncia una gran noticia: que un hombre ha venido del cementerio. Cristo ha resucitado, grita la Iglesia por todo Oriente, "Cristos voskres", en ruso, "voistinu voskres". Durante 50 días en Rusia, la Iglesia, se saluda en el tiempo pascual así. Cristo ha resucitado, y responde el otro "voistinu voskres", verdaderamente ha resucitado. Ha vencido la muerte. Pero nosotros no somos tan estúpidos que nos lo creemos solo porque nos lo han dicho, sino que lo creemos porque lo hemos experimentado. ¿Cómo hemos experimentado que Cristo ha resucitado?. Dice San Pablo que el Espíritu de Cristo resucitado es vivo; Cristo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios. Quién ha tenido este encuentro dentro de su espíritu, dentro, quién ha tenido este encuentro dentro, ha sentido dentro de forma improvista que Dios es, que Dios me ama, lo siente dentro, ha encontrado la fe. Existe gente que no ha experimentado este encuentro. Nunca. Dentro todo es árido, dentro del espíritu hay vacío, hay miedo. ¿Y como se puede realizar este encuentro con una persona que es Cristo?. Se realiza, como lo habéis encontrado todos vosotros, a través de la predicación. Dice San Pablo: "Dios ha querido salvar al mundo a través de la ecedad, aparentemente estupidez, de la Predicación". ¿Cuál es esta predicación?, ¿Cómo puede ser posible que la salvación del mundo venga porque se proclame una palabra? Pensamos que la salvación del mundo viene para cambiar las estructuras, haciendo obras sociales, con la política. ¡No! Dios ha querido salvar al mundo a través de la necedad de la predicación. Dice San Pablo: ¿pero como creerán si ninguno lo anuncia?, ¿Dónde están los predicadores?, ¿qué significa predicar?, ¿escuchar sermones?, ¿De que predicación se habla cuando hablamos de predicación?, ¿de conferencias?, ¿qué es aquello que puede salvar el mundo? Si yo pidiese que levantaseis la mano todos aquellos que estabais alejados de la Iglesia, ateos, marxistas, de izquierdas, el setenta por ciento de los que estáis sentados levantaríais la mano.

Habéis encontrado un Camino que os ha llevado hacia Cristo a través de unos hombres que han anunciado una Noticia; pero esta es una Noticia que cuando se anuncia se lleva a cabo, se realiza. Lo mismo que se anuncia se realiza en vosotros. ¿Por qué?, ¿Por qué se realiza en nosotros?, ¿Por qué, que anunciamos nosotros? Que Cristo ha muerto por nosotros en la cruz. Aquel hombre que han crucificado por nosotros en una cruz, que hemos rechazado, que hemos condenado a muerte hace dos mil años, Dios ha hecho un milagro, de aquel rechazo nos ha arrojado hacia nuestra salvación. De aquel no quererlo más y querer matarlo, Dios ha traído la salvación de los hombres. Del pecado más grande que es matar a Cristo, ha traído la gracia. La Salvación. Cosa curiosísima. Lo estábamos matando, estaba sufriendo, habéis visto la Sindone en Turín (la Sábana Santa n.d.r), las señales terribles de sufrimiento, y él estaba ofreciendo al Padre, al Dios creador, su sangre que se derramaba, su sufrimiento por todos aquellos que lo mataban, y no solamente por aquellos que lo odiaban, también por todos los hombres de la tierra. Por todos. Entonces yo digo... ha ofrecido incluso su muerte. Porque Dios no ha creado al hombre para que muriera, la muerte en el mundo ha entrado porque el hombre se ha separado de Dios, que es la vida, y ha experimentado la muerte.

Ha entrado la muerte en el mundo porque el hombre, engañado por el demonio, ha querido ser el dios de si mismo. ¡No obedecer a Dios! El demonio le ha dicho: pero ¿a quien tienes que obedecer tú? A ninguno, hazte adulto, dirige tú toda tu vida, como a ti te parezca. El presbítero te dice que esto es pecado, que tu no te puedes ir con la mujer del otro, ¿por qué? es que aquí todos son estúpidos. La prueba de que Dios es un monstruo es que te limita. Le ha dicho el demonio a Eva que Dios sabe muy bien que el día que tu peques, que tu comas de este árbol, tu serás como él -habrás hecho tu mismo experiencia del mal- serás conocedor del bien y del mal, y podrás dirigir tú tu vida. Decidirás por ti mismo. Esto significa que el demonio invitaba a la humanidad a hacerse autónoma moralmente, a no depender religiosamente de ninguno. A ser laico, a crecer, hacerte dios, a hacer nosotros las leyes. Soy yo el que decido aquello que es pecado y aquello que no es pecado, no la Iglesia, el Papa, esta gente, ¡Yo! Es el hombre. Es así como he vivido yo, he sido un ateo, soy un pintor, aquí están ahora algunas de las pinturas que hago. He sido ateo y he dirigido mi vida como todos vosotros, como muchos de vosotros. Hemos participado de este engaño. Pero el problema es que, cuando el hombre ha aceptado esta catequesis del demonio, este engaño, esta seducción, dice San Pablo que el demonio aprovechando la ocasión con la ley nos ha seducido y nos ha matado.

Ha utilizado la ley de los mandamientos para seducir: mira, te ha dicho, Dios no te deja fornicar, no adulterar, no robar, mira, te limita: "¡Romped las tablas!" ha dicho Nietzsche, un filósofo, "¡Romped las tablas!". No haced caso a estas cosas, Dios ha muerto, nosotros somos dios, ha dicho todo el existencialismo, el iluminismo francés. Y cuantos de nosotros hemos roto las tablas, y nos hemos reído de los sacerdotes; ¿Pero que ha sucedido? Que el hombre vive la vida dentro de una cosmogonía en la cual el centro es su YO. Ahora soy yo dios de toda la humanidad. Pero hay un problema que os hemos transmitido a vosotros, ¿qué problema? El problema es que, si el hombre se separa de Dios, las raíces de su ser, que le hacen ser persona, se rompen; Yo existo porque alguno me ha dicho que tu existes, tu vives para mi, tu existes porque yo te he creado; Alguno ha pensado en nuestros oídos, en los ojos, en el habla, en la naturaleza, en nuestro ser como persona, alguno...pero si yo digo que no hay ninguno, que Dios no es, que yo soy casual, que provengo de lo natural, ¿quién soy yo? He aquí como las raíces de mi ser, como persona, vienen destruidas, conozco la muerte profundamente.

Un filósofo que se llamaba Kierkegaard, ha hablado de muerte óntica. El hombre experimenta la muerte óntica. Dentro, y esta muerte óntica, que significa la muerte del ser, te lleva a querer ser, ser para alguno, para una mujer, ser artista, ¡SER!, ¿Cómo podemos no ser?, ¿Sabéis cuantos miles de jóvenes se matan en Italia a causa de esta muerte interior?, Cuantos jóvenes se suicidan porque su propio yo no se sostiene sobre nada. Cuando a un chico lo suspenden en la Universidad, o en el colegio, cuando ve que sus progenitores se divorcian, y que no le importa nada ni su padre ni nadie, cuando tiene una relación con una chica y resulta que ella se va con otro, se tira por la ventana. No resiste no ser nadie, no ser, no existir. No somos. Por el miedo que tenemos a la muerte, queremos huir de esta muerte, ser, y huimos, y el demonio juega con nosotros, te invita a ser deshonesto, te invita a mentir, te invita a hacer dinero, al éxito. Bien, no quiero hacer una catequesis, voy ya a terminar.

Me han pedido que os diera una palabra y humildemente yo lo hago, jóvenes, mirad la paciencia del Obispo, y de todos aquellos que me escucháis. Es una gracia inmensa si Dios permite que escuchéis una palabra. Jamás se escucha una palabra de ninguna parte. El que vosotros escuchéis es un don impresionante y está escrito en el cielo. Faltan Evangelizadores, faltan anunciadores del Evangelio. Es una grandísima gracia el que el Señor os permita escuchar esta palabra; Es importantísimo anunciar el Evangelio... yo no me he podido casar, he tenido que abandonar mi carrera como pintor, todo, para dedicar mi vida -porque Dios ha querido- a llevar el Evangelio a las personas, como un laico, como he podido. Dios está haciendo una obra que es una cosa grandiosa y maravillosa, aunque sin que falte la persecución, gracias a Dios.

Esto, entonces, ¿Cristo que es lo que ha venido ha hacer? Ha ido allí donde el hombre ha experimentado la muerte óntica, dentro de si mismo, donde el hombre experimenta el no ser, porque las cosas no le sacian. No le sacian verdaderamente, allí, en lo profundo de lo más íntimo, allí es donde se da la fe. Allí el Espíritu Santo desciende, a través de la Predicación. ¿por qué? Porque Cristo ha muerto por nosotros, ha ofrecido su vida, en la cruz, al Padre por todos los hombres. Y el Padre ha aceptado esta muerte de Cristo. ¿Por qué sabemos que la ha aceptado? Porque ha Resucitado. Si la muerte ha entrado en el mundo como consecuencia del pecado, el castigo de la muerte es que, el hombre, separándose de la vida, que Dios es vida, ha experimentado la muerte; La Resurrección de Cristo es la garantía de que hemos sido perdonados de los pecados cometidos, porque la consecuencia del pecado es la muerte.

Por lo tanto Cristo ha resucitado, pero ¿por qué ha resucitado? No porque fuera Dios solamente, sino porque se ha ofrecido como principio de una nueva naturaleza, como hombre, primogénito, una nueva creación, el pecado ha sido perdonado, la muerte ha sido vencida, ahora los hombres tienen acceso a una vida nueva, a una nueva creación, tienen un principio de resurrección, no morirán en su interior nunca más. Tienen dentro VIDA ETERNA. Cuando vosotros fuisteis bautizados, le preguntó el sacerdote al Padrino -vosotros erais pequeños- "¿Qué le pides a la Iglesia de Dios?" y el Padrino responde: la Fe. "¿Y que te da la Fe?" y el Padrino dice: La Vida Eterna. ¡He aquí la Fe! Se nos da a nosotros, ahora, Vida Eterna. Entonces nosotros le decimos al presbítero en una Parroquia: "¡Antes de ser presbítero tu eres cristiano! Y como cristiano deberías tener la Vida Eterna. Muéstrame que tienes la Vida Eterna, la victoria de Cristo sobre la muerte, una vida que ya no muere más". Ha Resucitado, ya no muere más, no nos morimos nunca más, el pecado ha sido perdonado. Y a esto se le llama Vida Eterna, en lo profundo.

Dice San Juan que quien rechaza a un hermano es un asesino, y que ningún asesino tiene Vida Eterna en su interior; ahora. Y nosotros tantas veces encontramos un presbítero que no soporta al párroco. Le decimos: ¿Tu tienes Vida Eterna?, ¿Estás hablando mal del Obispo?, vigila que antes que presbítero eres cristiano. No eres presbítero así para decir Misa únicamente.

Necesitamos de una Nueva Evangelización, ha dicho el Papa. Ha acontecido un Concilio. Estamos inmersos en un diseño. Se llama hoy la globalización de la Economía y de la Cultura, el mundo se hace pequeño. Hemos sido invitados al Sínodo del Asia porque el Camino Neocatecumenal tiene 800 comunidades en Asia, y 5 Seminarios. Estamos en la India, estamos en China, en Taiwán con un Seminario, en Banglaore con un Seminario, estamos en Corea, estamos en las Filipinas, estamos en Tailandia, en Borneo y Singapur, en tantísimas partes. Hemos hablado con los Padres Sinodales, ¿Y que les hemos dicho? Esto: que es necesario abrir los ojos a lo que está sucediendo en el mundo, ya estamos comiendo todos de la misma forma, nos vestimos todos con lo mismo, escuchamos la misma música. La película del Titánic se ha visto en Sudáfrica, la China, en el último pueblecito de Italia. ¿qué está pasando? Está sucediendo un proceso global de la Economía que lleva a un problema: La Secularización. La Familia está en crisis, se están destruyendo las raíces cristianas de Europa. Todos se divorcian. En España...¿Dónde está la España católica? Dijeron el otro día que en España el 80 % de los abortos se producen en las minorías, etc. ¿qué está aconteciendo? Esto, el Señor ya sabía que se acercaba el Tercer Milenio, que se avecinaba un proceso de globalización cultural y en la economía. ¡Va unida la globalización del mercado con la cultura!, ¿Por qué? Porque si yo tengo una fábrica de zapatos, y todos caminan descalzos, no vendo ni un zapato. Si quiero vender zapatos deberé primero convencer de que se deben utilizar zapatos, ¿verdad? Por esto es muy importante Internet, es muy importante la Televisión, son muy importantes los medios de comunicación, es muy importante la cultura. Ahora el mundo está caminando hacia una monocultura. Hoy Clinton está en China, y es importantísimo este hecho. Y nosotros estamos aquí. Daos cuenta de este hecho, de que el fuerte es el más importante, y no lo digo presuntuosamente, más que Clinton. ¡Mirad!, ¿Por qué?, porque en estas naciones asiáticas -pensadlo bien- tres mil millones y medio de hombres no conocen a Jesucristo. ¿Entendéis?, ¡estadísticas! Tres mil millones y medio de hombres no han oído hablar nunca de Cristo. Una cosa inmensa -pensadlo- naciones como la China comunista, como Camboya, Laos, el Vietnam, zonas inmensas, la India. Solo en la India ya hay cerca de tres millones de dioses, solamente en India. Decía un Bramino que ha escrito un libro, que el problema de la India es solamente uno, que hay tres millones de dioses. Tres millones de religiones. Todo dios tiene su sacerdote. Bien, en esta situación aparece una cosa, aparece la globalización de la cultura, de la Economía, etc. Que provoca también una crisis de las religiones. Una crisis de lo religioso, una secularización que prepara a estas naciones a la escucha del Evangelio. Pero digo esto porque hay que saber leer proféticamente las señales de los tiempos, y en esta profecía de aquello que está sucediendo en el mundo, en esta colina, esta colina de Macerata cobra un sentido, es una señal, es muy importante.

Aquí se abrirá un Seminario que enviará misioneros a Asia, preparará futuros apóstoles no para la religiosidad, porque la religión está en crisis, Cristo ha superado las religiones. Nosotros no hemos necesitado templos. El cristianismo no ha tenido templos, ni altares, ni sacerdotes, cuando nace en Roma. Cuando comienza el cristianismo estaba el mundo lleno de religiones, lleno de templos. Que fuerza han tenido las primeras comunidades cristianas que no disponían de templos. ¿Dónde se reunían? En las casas. No había sacerdotes en el sentido pagano.¿Por qué? ni tenían altares en el sentido pagano, ni un lugar sagrado o religioso, ¿por qué? Porque Cristo nos ha dicho que nosotros somos el templo, nosotros somos el Cuerpo de Cristo. Nosotros somos el Nuevo Templo. Las Iglesias eran Domus ecclesiae, las casas donde se reunía la Iglesia. Nosotros somos la Iglesia.

Cristo ha dicho a la samaritana que ya no se adorará mas a Dios en el monte Gerizim, ni en el templo de Jerusalén. Ya han llegado los verdaderos adoradores que el Padre ha elegido, y que adorarán a Dios en espíritu y en verdad. ¿Qué es adorar a Dios en espíritu y en verdad? Lo dice Cristo: Mirad los campos que ya blanquean para la siega. Ved estos bellos campos, esta colina, ya se reúnen los segadores, dice Cristo. Ya se preparan los salarios y se contrata a aquellos que van a la siega. Yo os mando a segar aquello que vosotros no habéis sembrado, otros han sembrado y vosotros recogéis. ¿ De quién habla? De la EVANGELIZACIÓN. Cristo ha dado la vida por toda el Asia. Dice San Pablo: Caritas Crhisti urget nos. El amor de Cristo nos apremia al pensar, dice San Pablo, que si Cristo ha muerto por todos, todos por tanto murieron. Todos pueden tener gratis Vida Eterna, dentro de si Vida Eterna gratis, gratis. Ha muerto por todos, dice San Pablo, para que aquellos que viven no vivan más para si mismos, sino para aquel que murió y resucitó por ellos. Esto nosotros lo hemos experimentado.

Yo antes de conocer a Cristo vivía para mi. Las mujeres todas para mi, aquellas que podía. He estado con la mujer de un amigo, he estado con otra. El hombre que vive en el pecado, el hombre de la carne, el hombre normal que es Dios de si mismo, se ofrece todo a si mismo. Todo es para mi felicidad, ¿ Y el arte? Para ser el primero. ¡Todo!,¡Todo! La familia para mi...por esto criticaba a mi padre, criticaba a mi madre, a mis hermanos, porque yo era el punto de referencia de toda la realidad. Estaba en una cosmogonía de la que yo era el centro. Y este hombre que vive así, siempre está insatisfecho. ¿Por qué está insatisfecho?. Porque la verdad es Cristo resucitado, nosotros somos felices cuando podemos amar, darnos, pero el hombre que vive esclavo del demonio y no ha conocida a Cristo no puede donarse en la dimensión de Cristo. No puede. No se puede donar así (Kiko coge la cruz) , es imposible para el donarse así, en esta dimensión.

Pero a nosotros Cristo nos ha dado su Espíritu, esto es, acabo ya diciendo esta cosa maravillosa; ¿Por qué cuando se evangeliza se realiza aquello que anunciamos?, ¿Por qué se salva el mundo gracias a la Evangelización?, ¿Por qué todos vosotros que estáis sentados aquí estáis dispuestos a ir a todas las partes del mundo y anunciar el Evangelio?, ¿Por qué?, Porque yo os anuncio una Noticia, nosotros os anunciamos una Noticia, que es que Cristo ha muerto por vosotros, que ha Resucitado por vosotros, que ha venido del cielo por vosotros, por nosotros, que también está sentado a la derecha del Padre, y mientras yo estoy hablando él está presentando al Padre sus llagas gloriosas, aquello que ha sufrido por el alcalde, por aquello, por aquello otro, por la policía. Está ofreciendo al Padre sus llagas, ¿Por qué? Para que el Padre envíe del cielo un Nuevo Espíritu, una Vida Nueva, gratis, para que no muramos más, para que el día de nuestra muerte física sea el día dies natalis, el más feliz de nuestra vida, porque los cristianos son resucitados con Cristo. No nos morimos más porque podemos ser liberados de la esclavitud de la concupiscencia, del pecado, porque podemos donar nuestra vida gratis a los demás, porque somos liberados del vivir para nosotros mismos. Dice San Pablo que Cristo murió por nosotros, para que aquellos que viven, no vivan más para si mismos, sino para aquel que murió y resucitó por nosotros.

Por esto es maravilloso haber visto a una Familia en Misión, lo dejan todo, tenemos aquí 500 catequistas itinerantes, están en todas las partes del mundo. Una obra grande, y ninguno les paga. Una obra grande, grande porque es verdad que Cristo ha hecho testamento por nosotros, muriendo por nosotros, de su vida y el Padre se la debe dar gratis. Y en Asia esto no lo saben. ¿Cómo no ir a las Filipinas, a Corea o a China? También estamos yendo a todos los países postcomunistas. Vendrán por miles para escucharos. Gente que está destruida. Les han predicado que el alma no existe, que no existe el espíritu, están viniendo y recibiendo el espíritu de Cristo que es un espíritu nuevo que te permite amar al otro, incluso si el otro es un pecador. Cristo murió por nosotros cuando éramos malvados. Por esto, si una mujer ha recibido el Espíritu de Cristo, aunque el marido sea un violento, no se separa. Es capaz de amar al pecador. Por eso el matrimonio cristiano es indisoluble. Cuando el cristianismo desaparezca de Italia se separarán todas las parejas. Porque no tienen más, dentro, el Espíritu de Cristo. Porque, ¿Qué es el espíritu de Cristo? Cristo nos ha amado cuando éramos malvados. Cristo no necesitaba que tu fueras bueno para amarte, escuchadme bien. No necesitaba Dios para amarnos que nosotros fuéramos buenos, ha dado la vida por nosotros cuando éramos malvados. Enemigos, esto es teológico.

Cuando éramos enemigos de Dios, enemigos, ha muerto por nosotros, ha ofrecido su vida por nosotros. Dios nos ama -fíjate en la noticia- Dios ama a los hombres pero a querido salvar a los hombres a través de la predicación, no con algo inminente. Si mañana se descubre que el Sida se puede curar, si alargas sus días, va bien, tener Sida, y si no te pones la vacuna mueres. Así nosotros. Cristo ha resucitado. La humanidad ha sido perdonada. Pero tenemos que ir a anunciarlo, a dar la vacuna, si no se mueren, continuando con sus pecados y ... todos roban, muchos son ladrones, son gente que buscan su propio interés, no porque son presos, sino porque es una necesidad. Entonces, hermanos, coraje; Termino diciendo que este Seminario que nace aquí mandará Apóstoles al Asia, y estos Apóstoles que partirán hacia el Asia no van solos, porque todo seminarista tiene una comunidad neocatecumenal, toda comunidad está en una Parroquia, entonces Parroquia y Evangelización, unamos la Parroquia con la comunidad y la misión, a todo el mundo. Esto es, hermanos, esta es una obra grande y maravillosa que Dios está haciendo, yo soy un siervo inútil, un pecador, un total impedimento a las obras que está haciendo Dios, pero hemos visto señales: El gobierno nos ha dado 400 millones de liras (unos 30 millones de pts) y cuando nosotros hemos hablado de esto, todos se han reído de nosotros. "¿ah, quién os cree?", También decían: "¿quién os ha ayudado?, ¿en la política?" No tenemos a nadie (en la política n.d.r), tenemos una ayuda, Carboni (el obispo de la diócesis que pidió el Seminario n.d.r) , está muerto el Obispo predecesor e intercede por nosotros. Él nos está cuidando desde el cielo, contentísimo. El Obispo Carboni, ha sido él quién se ha arriesgado conmigo. Yo he venido aquí al bosque de Ricci, queremos hacerlo en el bosque de Ricci, abrir un Seminario, hemos hablado con una casa de los caballeros de Malta, desastroso, hemos cercado el sitio, hemos tirado las casas, y al fin hemos visto como vendían esta colina por poco precio a Carboni, y hemos dicho: "hagámoslo aquí". "Pero Kiko, construir un seminario cuesta tantos millones, no tenemos dinero". "Padre, ánimo, verá como Dios nos ayudará". Y ha sido fantástico, el Señor es estupendo.

A Él la gloria, Amen.

Pagina principal


Camino Neocatecumenal en Pto Madryn - Chubut - Argentina, Parroquia: Cristo Resucitado